EDICIÓN DE FIN DE SEMANA

Este sector se con­si­dera como la mejor res­puesta al cambio cli­má­tico y a los ro­blemas de la su­per­po­bla­ción

Apostando por la biotecnología

Los países es­can­di­navos y Holanda son, en Europa, los países con más in­ver­sión en este campo

Biotecnología
Biotecnología

El sector de las bio­tec­no­lo­gías forma ya parte de todas las car­teras de las grandes firmas de in­ver­sión como los ban­cos, las uti­li­ties o las pe­tro­le­ras. Y se­gu­ra­mente su im­por­tancia como in­ver­sión vaya en au­mento como pa­rece de­du­cirse de las ten­den­cias que van arrai­gando en la so­ciedad global en cues­tiones tan acu­ciantes como la se­gu­ridad ali­men­taria y ener­gé­tica o las ame­nazas del cambio cli­má­tico. Una gran parte de la res­puesta habrá que en­con­trarla en los grandes la­bo­ra­to­rios pú­blicos y en aque­llas em­presas con po­tentes áreas de I+D. Según los ana­lis­tas, las bio­tec­no­ló­gicas van a ser muy ob­ser­vadas en las pró­ximas dé­cadas porque en ellas puede estar la clave, o parte de ella, para abordar con éxito los desafíos de la su­per­po­bla­ción, el ago­ta­miento de los re­cursos ener­gé­ticos y el cambio cli­má­tico.

Los analistas sostienen que las biotecnológicas tendrán el difícil trabajo de arrojar algo de  luz para encontrar el equilibrio necesario entre una economía que quiere ser sostenible y consumir biocombustibles, y al mismo tiempo producir productos químicos y transportar combustibles o materiales contaminantes. "Tanto las tecnologías limpias como los biocombustibles serán los principales incitadores a que se dé respuesta a los desafíos de seguridad energética, cambio climático y de sostenibilidad. Con los éxitos logrados en esos campos, se abren excitantes oportunidades inversoras  en los sectores agrícola, químico y energético", señala un analista internacional.

Los especialistas señalan también las perspectivas de altos retornos que se ofrecen a los inversores, especialmente de empresas con los mejores equipos humanos y tecnológicos. Hay cierta coincidencia entre los expertos en que a la hora de elegir hay que tener en cuenta si la empresa en cuestión es especialmente dinámica e investiga en campos de amplia aplicación, y ver posteriormente cómo vende su tecnología. "Estas empresas están bien posicionadas para tener éxito en los mercados globales y ser objetivos de compra atractivos para empresas globales o de una oferta pública de compra", señala un experto.

En Europa, los países escandinavos están bien posicionados, cuentan con importantes inversiones públicas y privadas y buenos investigadores, sus sociedades tienen una elevada sensibilidad hacia los problemas medioambientales y el sector biotecnológico está bien asentado. Todo ello hace que el mercado escandinavo sea uno de los destinos favoritos para invertir en sectores de futuro.

Holanda es otro caso. El pequeño Estado ganado al mar, vuelve a ser mencionado como el paradigma de la economía volcada a la innovación por su exitosa apuesta por la biotecnología limpia. El país, que cuenta con multinacionales con poco más de medio siglo de historia, como Shell, DSM, Phillips y Unilever, ha logrado en las últimas décadas consolidarse como una economía que puede competir en sectores donde la concurrencia de Asia es feroz, y, al mismo tiempo, abrirse camino en los nuevos campos de la biotecnología. Los analistas recuerdan que Holanda lleva investigando en biocombustibles y otras tecnologías limpias desde hace tiempo y ahora está empezando a recoger los frutos.

Las oportunidades inversoras en Europa irán en aumento, señalan los especialistas, en la medida que se consolide entre la opinión pública la necesidad de dar prioridad  a los desafíos climáticos y medioambientales, y sobre todo en aquellas empresas que investiguen en combustibles verdes, o en productos y tecnologías elaborados a partir de desechos agrícolas, en lugar del petróleo.

 

Artículos relacionados