Monitor de Consumo Bancario

Competencia ha ad­ver­tido que la re­ti­rada de di­nero en ofi­cinas pos­tales no sus­ti­tuyen otros ser­vi­cios

La exclusión financiera no se soluciona con parches

El cierre ma­sivo de su­cur­sales deja a más de un mi­llón de per­sonas sin ac­ceso a efec­tivo

Las rurales se mantienen.
Las rurales se mantienen.

Toda re­es­truc­tu­ra­ción sec­to­rial tiene su dosis de dam­ni­fi­ca­dos, y las com­pen­sa­ciones ex­prés no siempre son su­fi­cien­tes. La banca es­pañola lleva in­mersa desde 2008 en un re­pliegue ma­sivo de su­cur­sales que ha de­jado a una enorme parte de la po­bla­ción en una si­tua­ción de des­am­paro fi­nan­ciero, que se ha in­ten­tado pa­liar con me­didas como la re­ti­rada de di­nero en ofi­cinas pos­ta­les. Un 'parche' de emer­gencia que no con­vence a las au­to­ri­dades de re­gu­la­ción.

Según datos recabados por el Banco de España (BDE), el cierre masivo de oficinas bancarias y cajeros en zonas de escasa densidad poblacional, mayoritariamente rurales -la llamada 'España vaciada'- ha privado a 1,2 millones de personas de un acceso a dinero en efectivo en sus municipios de residencia. En algunas provincias, el porcentaje de población que carece de cobertura financiera supera el 20%, llevándose la palma Zamora, donde un 27,8% de ciudadanos no dispone de banco o cajero en su localidad.

Adiós al banco del pueblo

Las causas son variadas. Al margen de los recortes en personal y locales acometidos tras la oleada de fusiones y reconstrucción de la banca en los últimos años, la transformación digital emerge como el factor principal que ha llevado a las entidades a colgar el cartel de 'se vende' en muchos enclaves hasta ahora funcionales. Una digitalización abruptamente acelerada por la pandemia de la Covid-19.

Sea como fuere, desde que erupcionase la crisis financiera de 2008, el BDE calcula que han sido más de 23.000 las sucursales bancarias que han bajado la persiana en nuestro país. Una desbandada que ha agravado el problema del abandono financiero de la España vaciada, ya presente desde mucho antes. El escaso peso poblacional de estos territorios hace poco rentable mantener una oficina con varios puestos de trabajo.

Muchos de los clientes de toda la vida, de edad avanzada, se ven en una difícil disyuntiva: acometer una poco realista adaptación a la banca digital o resignarse a realizar largos desplazamientos sólo para sacar dinero.

La CNMV avisa: los 'apaños' no son suficientes Esta problemática ha sido remediada, en parte, con acuerdos como el del Banco Santander con Correos para ofrecer servicios de retirada e ingreso de efectivo en las oficinas postales, que también incluye el envío de dinero a cualquier domicilio de España a través de sus carteros. Otras redes de establecimientos con amplia difusión en el territorio nacional, como las de Lotería o los estancos, también están siendo tomadas en consideración.

El Banco de España destaca que en países de la esfera anglosajona, como Irlanda, Reino Unido o Australia, esta práctica está muy extendida en las áreas rurales, mientras que en España "es todavía poco habitual". El supervisor, eso sí, puntualiza que el papel de las oficinas de Correos es complementario al de las sucursales bancarias y los cajeros automáticos.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha manifestado esta misma postura de forma más incisiva. El organismo que preside Cani Fernández ha dejado claro que soluciones como la de Correos de ningún modo zanjan la cuestión, ya que los servicios financieros que pueden ofrecerse en una oficina postal o de Lotería no son ni mucho menos comparables a los de una sucursal bancaria.

La CNMV se pronunció sobre este asunto a raíz del expediente de fusión entre Unicaja banco y Liberbank, en el que la entidad andaluza adujo que el acuerdo entre el Banco Santander y Correos incrementa la competencia en el sector. Con su rechazo a los argumentos de Unicaja, el organismo niega que ese tipo de 'remiendos' eximan de responsabilidad a las entidades bancarias por la creciente exclusión financiera de la 'España vaciada'.

Artículos relacionados