BOLSA

Endesa confía en un futuro más estable

La es­ca­lada de los pre­cios de la elec­tri­cidad y la in­cer­ti­dumbre re­gu­la­toria han com­pli­cado el ho­ri­zonte de Endesa a corto y medio plazo. El ne­gocio del grupo ener­gé­tico de­pende de la venta de más elec­tri­cidad de la que es capaz de pro­du­cir. Por tanto, se ve obli­gado a com­prar en el mer­cado con un alto so­bre­coste.

A ello se suma la incertidumbre regulatoria después de las polémicas medidas adoptadas por el Gobierno español con el fin de contener los precios eléctricos. De hecho, el grupo ha optado por no acudir a la subasta para conceder licencias de nuevas energías renovables como medida de protesta ante la inseguridad jurídica.

La delicada situación del mercado se ha dejado sentir en sus cuentas del tercer trimestre con una merma del beneficio neto del 3,4%, hasta los 1.459 millones de euros, y un descenso del 14% del resultado ordinario neto, hasta los 1.700 millones de euros. No obstante, el grupo ha insistido en su capacidad para cumplir sus objetivos para el conjunto del año con unas previsiones de 4.000 millones de euros de beneficio bruto operativo y un beneficio neto del orden de los 1.700 millones de euros.

Esta inestabilidad actual, sin embargo, no ha rebajado el optimismo del grupo Endesa a reducir en su nuevo plan estratégico para los tres próximos años, 2022–2024 presentado en su Día del Inversor celebrado la semana pasada. Un plan enfocado al impulso de la producción de una energía más limpia y asequible y a la fidelización del cliente, sin perder de vista la creación de valor y el crecimiento.

Partiendo de estos parámetros, el grupo prevé mejorar su resultado ordinario neto y su Ebita en más de un 18% en 2024 en relación a los obtenidos en 2021 gracias a las mayores eficiencias fruto de la digitalización y la reducción de los costes de la deuda a mínimos históricos.

Uno de los puntos clave de su plan estratégico ha sido el dividendo. La mejoría prevista de los resultados llevará a la compañía a rebajar su “pay out” del 80% al 70%, pero confía en mantener la rentabilidad implícita en el 6,6% actual.

Los analistas confían en que estas proyecciones sirvan de catalizador para animar nuevas subidas del valor que en las últimas semanas se encuentra inmerso en una preocupante tendencia lateral bajista. La gran mayoría de casas de análisis se decantan por comprar o, como mínimo, mantener el valor en cartera.

Renta 4, por ejemplo, han reiterado su recomendación de sobreponderar pese a revisar su estimación de precio objetivo a la baja, de 25,38 euros a 24,96 euros por acción. Esta valoración supone un potencial alcista de los títulos de Endesa superior al 20% desde su actual precio de mercado sobre los 20 euros., lo cual puede ayudar a consolidar un nuevo perfil alcista del valor.

Artículos relacionados