ENERGIA

Endesa se descarboniza

Dentro de su es­tra­tegia em­pre­sa­rial, Endesa está lle­vando a cabo un pro­ceso de des­car­bo­ni­za­ción de su mix ener­gé­tico, en el que está pri­mando el di­seño de eco­nomía cir­cular para los pro­cesos de des­man­te­la­miento de las cen­trales de car­bón, junto con el fo­mento del em­pleo local y el desa­rrollo de pro­yectos re­no­va­bles.

El vicepresidente del Govern Balear ha visitado el proyecto de transformación energética en desarrollo en la central térmica de Alcúdia, donde a partir de mañana los dos que quedaban entrarán en régimen de producción limitado cumpliendo de este modo con la legislación ambiental europea.

Endesa está desmantelando ya dos de sus centrales de carbón en la península, Compostilla (León) y Andorra (Teruel), y está a la espera de las autorizaciones administrativas para las centrales de As Pontes (Galicia) y Litoral (Almería).

Todos los procesos de desmantelamiento desarrollados por Endesa se han diseñado siguiendo principios de economía circular, dando prioridad al empleo local, y planteando un futuro renovable en esas mismas zonas.

El objetivo de la eléctrica es seguir siendo parte de los territorios en los que históricamente la compañía ha desarrollado su actividad. Este proceso se extiende a las islas, en concreto a Baleares donde precisamente hoy el vicepresidente y consejero de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, acompañado de Martí Ribas, director general de Endesa en las Islas Baleares ha visitado el proyecto de transformación energética del entorno de la Central de Alcúdia.

Esta central de carbón inicio el proceso de apagado el pasado 31 de diciembre de 2019, cuando en cumplimiento de la legislación medioambiental europea vigente, se detuvieron los grupos 1 y 2 de la central, mientras que los grupos 3 y 4 entraron en régimen de operación limitado a 1.500 horas / año. A partir de mañana estos dos últimos grupos de la central de Alcúdia entrarán también en régimen de operación limitado, a 500 horas / año.

Endesa está trabajando en Alcúdia en el proyecto de futuro de todo el entorno de la central. Un proyecto sostenible centrado en las energías renovables, el almacenamiento de energía y que incluye, también, la reconversión de los generadores de los grupos de carbón como compensadores síncronos necesarios para dar estabilidad al sistema eléctrico insular a medida que la penetración de energías renovables intermitentes vaya en aumento. Se trata de un proyecto innovador, que evita costes al sistema eléctrico español y que está basado en la economía circular, con el objetivo de dar una nueva vida a un equipamiento que de otro modo debería ser desmontado y reciclado.

Artículos relacionados