El S&P es­ta­dou­ni­dense y el Euro Stoxx 50 du­plican la ga­nancia de la bolsa es­pañola

La tormenta eléctrica arruina el 2021 de un Ibex que pierde peso en las carteras

Las ges­toras in­ter­na­cio­nales cues­tionan cada vez más el in­ter­ven­cio­nismo del Gobierno

Tormenta sobre el precio de la luz.
Tormenta sobre el precio de la luz.

Nunca una subida cer­cana al 9% como la que acu­mula el Ibex 35 este año había de­jado tan mal sabor de boca entre los in­ver­so­res. Lo que de­bería ser una fiesta en un es­ce­nario de tipos de in­terés cero tiene cada vez más as­pecto de fu­neral a la vista de la ve­lo­cidad a la que sube el resto de los mer­cados mun­dia­les. El S&P 500 y el EuroStoxx 50 du­plican la subida del Ibex en lo que va de año. Hay mucho en juego, con la cre­di­bi­lidad del mer­cado es­pañol a la ca­beza.

"El desfase acumulado este año tendrá repercusiones, y muy importantes, en las carteras de los fondos. Es muy posible que los grandes inversores rebajen el peso de España en los portfolios de cara al último tramo de este año y a 2022. Creo que el Gobierno no ha medido en absoluto el impacto que iba a tener su hachazo de 2.600 millones a las eléctricas y la incertidumbre regulatoria que genera", señalan en una gran gestora internacional.

En los cuarteles generales de los grandes fondos se reconoce que en este momento es casi imposible acotar hasta dónde puede llevar el conflicto entre el Ejecutivo y el sector eléctrico. Habrá batalla legal, y muy probablemente será cruenta. Pero lo peor es que las grandes gestoras creen que la penalización al sector es "sólo un parche" que podría tener continuidad más adelante con otras medidas punitivas. No puede haber más dudas en el mercado.

La realidad es que el Ibex 35 está en la diana. Mientras en los tres últimos meses los grandes índices mundiales se han limitado a consolidar -con pérdidas mínimas en la mayoría de los casos- las fuertes ganancias acumuladas en el primer semestre, el Ibex 35 se ha dejado cerca de un 5% de su valor. Se puede decir abiertamente que se ha rendido a la evidencia de que no puede seguir el ritmo medio del resto de mercados, que se sitúan a una distancia sideral.

El sector eléctrico carga mayoritariamente con el peso de este enorme desajuste. El índice Ibex 35 Energía pierde un 6% en un año de alegrías en Bolsa. Endesa e Iberdrola retroceden más de un 10% en los últimos tres meses, pero sería injusto achacar sólo a las 'utilities' más afectadas por las medidas del Gobierno el peso de una caída que se extiende, y de forma muy agresiva, a otros grandes valores del índice de mayores valores españoles.

Seis de las 10 empresas que más caen desde mediados de junio están entre las 15 mayores del Ibex por capitalización bursátil. En la lista de las más castigadas están IAG, Endesa, Amadeus, Siemens Gamesa, Iberdrola o Aena. Una lista de pesos pesados, con el añadido de Repsol, que demuestra hasta qué punto echa de menos el Ibex 35 a los pesos pesados, que no dan el relevo. Son los bancos y Cellnex -como siempre en los últimos tiempos- los que tiran del carro.

"Los 'blue chips' españoles están perdiendo brillo de una forma preocupante. No hay ninguna duda que el episodio de intervencionismo en el sector energético -que a muchos ha recordado otros como la antigua presión de algunos sectores del Gobierno para convertir Bankia en un banco público- está pasando factura al conjunto del mercado. Hay un problema serio de credibilidad y poca sensibilidad por parte del Ejecutivo. Habrá más consecuencias", señala un veterano bolsista.

Son mayoría los expertos que creen que el terreno perdido respecto a otros índices será difícilmente recuperable a corto plazo, porque hay mucha desconfianza de los inversores internacionales en las decisiones políticas. De momento, al Ibex 35 le queda esperar a que pase el vendaval mientras ve cada vez más lejos al resto de bolsas internacionales. Ha perdido una gran oportunidad de corregir un desfase que viene de muy lejos que, por el momento, no tiene arreglo.

Artículos relacionados