BOLSA

A Solaria le toca ponerse la venda

Las aguas del sector de ener­gías re­no­va­bles vuelven a bajar re­vueltas en estos días por las me­didas adop­tadas por el Gobierno para re­ducir la fac­tura de la luz. En el mer­cado se teme una po­sible pa­ra­li­za­ción de aque­llas ins­ta­la­ciones con co­ber­turas de pre­cios y con­tratos pri­vados de compra venta de ener­gía.

Un cambio de escenario donde Solaria podrían encontrarse entre las más perjudicadas.

La Asociación de Empresas de Energías Renovables, APPA Renovables, ha asegurado que la entrada en vigor del decreto aboca a cientos de plantas en España a vender con importantes pérdidas, a denunciar los contratos e, incluso, a paralizar su producción durante el período de vigencia de la norma.

Una grave situación que se podría ver matizada a última hora, lo que explicaría en parte la gran volatilidad a la que se está viendo sometido el sector y en especial Solaria en los últimos días.

Pese a los vaivenes a la baja en el mercado, las casas de análisis que siguen al valor se mantienen bastante optimistas. Según la consultora Facset, la gran mayoría recomienda compra o sobreponderar.

En este sentido, Banco Sabadell ha iniciado recientemente la cobertura sobre la miniutility con recomendación de comprar. La entidad le ha concedido un precio objetivo de 21,7 euros por acción. Eso significa un potencial de revalorización del orden del 50% a medio plazo a expensas de conocerse cuáles serán los efectos de los cambios regulatorios.

Esta valoración es muy similar a la del banco de inversión Citi. En cambio, Goldman Sachs se ha mostrado algo más pesimista tras rebajar su recomendación a neutral al considerar que sus ratios fundamentales empiezas a ser muy exigentes. Con todo, mantiene una estimación de precio objetivo en 19 euros, todavía muy por encima de su actual precio de mercado.

Su perfil técnico, sin embargo, contradice la positiva visión de los analistas. En los últimos días, el valor ha puesto en riesgo en varias ocasiones el soporte que encuentra sobre los 14,5 euros. Este movimiento augura una continuidad en la tendencia bajista iniciada a principios de año tras marcar máximos a cerca de 31 euros en la primera semana de enero.

El duro correctivo recibido después de más de dos años de espectaculares subidas pone ahora en duda la proyección del valor a corto y medio plazo.

Artículos relacionados