AQR vuelve a al­canzar el 0,5% de BBVA, to­cado tras la crisis de Evergrande

Sabadell y BBVA, cara y cruz de la reaparición de los bajistas en banca española

La re­ti­rada pro­gre­siva de su mayor ba­jista abre el ca­mino a Banco Sabadell

César González-Bueno, CEO Sabadell.
César González-Bueno, CEO Sabadell.

Después de un largo ve­rano bur­sátil en el que se han man­te­nido a mu­chos ki­ló­me­tros de dis­tancia de los bancos es­paño­les, los 'hedge funds' em­piezan a asomar la pa­tita en el sector fi­nan­ciero na­cio­nal. De mo­mento son sólo es­car­ceos, mo­vi­mientos muy tí­midos to­da­vía. Según la opi­nión de al­gunos bol­sistas con mucho ca­llo, son los pre­li­mi­nares de lo que vendrá en pro­por­ciones mucho ma­yores cuando se acerque la tem­po­rada de re­sul­tados del tercer tri­mes­tre.

En unos mercados sorprendidos a nivel global por la crisis de la china Evergrande -el grupo debe poner sobre la mesa más de 100.000 millones de euros en 12 meses en concepto de pago de intereses-, la banca es ahora un sector bajo vigilancia. Terreno abonado para los temidos inversores bajistas. Tras un año 2021 que no les ha dado demasiadas alegrías en banca española, no tiran la toalla y esperan resarcirse en parte en el último trimestre.

"He perdido la cuenta del tiempo que lleva el mercado esperando una corrección de la banca en bolsa. En parte se ha producido, porque el sector ha llegado a ganar bastante más de un 30% este año y ahora apenas supera el 25%. Pero esta pequeña marcha atrás sólo puede considerarse como un pequeño ajuste, porque la banca ha duplicado su valor respecto a los mínimos de 2020. Muchos inversores creen que Evergrande va a ser el motor de esa corrección", señalan fuentes bursátiles.

De momento, el mercado no ofrece razones para la alarma. La banca se ha rehecho relativamente bien tras la gran caída superior al 5% del lunes. Aún está lejos de recuperar los niveles previos, pero no hay tampoco indicios de que esté ante un cambio brusco de tendencia a corto plazo. Salvo que el caso Evergrande explote de la peor manera posible con una quiebra que China intentará salvar a toda costa, cualquier ajuste duro llegaría si los resultados del tercer trimestre pinchan. Y para eso aún hay que esperar.

Con esta mezcla de cartas buenas y malas sobre la mesa, los 'hedge fund' se dejan ver en el Ibex 35. AQR, uno de los más grandes y activos en el sector financiero español, ha vuelto a elevar su posición corta hasta el 0,50% de BBVA. El banco está siendo uno de los grandes damnificados en bolsa tras el caso Evergrande. Perdió un 7,5% el lunes y, desde entonces, es el que ha rebotado más suavemente, mostrando signos bastante claros de agotamiento en bolsa.

En el otro extremo se sitúa Banco Sabadell, que sigue recibiendo buenas noticias por parte del 'hedge fund' que a toda costa ha intentado boicotear su marcha triunfal en bolsa este 2021. Samlyn Capital ha vuelto a reducir su posición corta, esta vez ya por debajo del 0,50%. Una retirada en toda regla que supone un espaldarazo a la entidad en el momento decisivo en el que negocia un expediente de regulación de empleo (ERE) que supondrá la salida del 13% de la plantilla.

Aunque tímidos, los movimientos de los 'hedge' en BBVA y Sabadell en la reapertura del curso bursátil son representativos. Los fondos salen de un largo letargo para modificar sus estrategias, soltando lastre en las apuestas fallidas que como la de Sabadell no tienen pinta de revertirse y buscando nuevos objetivos. Las tres próximas semanas serán decisivas para establecer la estrategia bajista de los grandes depredadores de los mercados de acciones.

Artículos relacionados