BANCA Y CLIENTE

Santander se suma a la po­lí­tica de cero con­di­ciones en el uni­verso 'online'

La banca se agarra a las cuentas corrientes sin comisiones para captar nuevos clientes

Las en­ti­dades di­bujan una oferta a doble ve­lo­cidad pa­re­cida a la de las hi­po­tecas

Ana Botín, Banco Santander
Ana Botín, Banco Santander

Quizá un poco tarde, pero sin pausa, las grandes en­ti­dades fi­nan­cieras del país si­guen cons­tru­yendo un nuevo mo­delo de oferta de cuentas sin co­mi­sio­nes. Al mismo tiempo que no han de­jado de en­du­recer en el úl­timo año las con­di­ciones por las que un cliente puede man­tener su cuenta tra­di­cional sin coste al­guno, están le­van­tado una oferta de pro­ductos sin costes ni letra pe­queña que se ciñe ex­clu­si­va­mente al mundo 'online' al que ya nadie puede dar la es­palda.

Banco Santander es el último banco que va a activar una cuenta digital totalmente gratuita y sin condiciones para nuevos clientes. Un movimiento estratégico inevitable en el momento actual y con todo el sentido que viene a corregir, en parte, la hora de ruta cambiante que ha seguido la entidad en los últimos tiempos. Primero fue la desaparición de la rutilante Cuenta 1,2,3 y luego su sustitución por la Cuenta Santander One que se queda a medio camino.

Tanto es así que la entidad tuvo que modificar sus condiciones -tenía un coste de entre 10 y 20 euros al mes según el nivel de vinculación con Santander- este verano, cuando flexibilizó mucho los requisitos para exonerar de dicha comisión de mantenimiento a sus clientes. En la práctica, todo el sector financiero sigue dando vueltas a su estrategia en cuentas buscando la fórmula más equilibrada y rentable posible en un mercado donde nadie quiere ceder terreno a los competidores.

BBVA ya realizó el mismo movimiento que Santander hace unos meses con el lanzamiento de una cuenta 'online' también 100% digital. En el fondo, de lo que se trata es tanto de retener a los actuales clientes como de captar nuevos en un entorno extraordinariamente competitivo en el que hay jugadores muy agresivos que tratan de ganar cuota de mercado a toda costa. Abanca e ING son dos claros ejemplos de cuentas sin trampa ni cartón.

Universo paralelo

Además, está el universo paralelo que algunos grandes grupos están creando en sus divisiones 'online'. Entre ellos Santander a través de Openbank o CaixaBank a través de Imagin. En sus brazos 'online' estas entidades han borrado del mapa la compleja telaraña de condiciones, comisiones y detalles más o menos pequeños que pueblan su oferta comercial tradicional de cuentas, donde el sector quiere espantar al cliente 'parásito' que no aporta negocio.

"Estamos ante un fenómeno parecido al que se da en el mercado hipotecario, donde las entidades que operan con varias marcas -un buen ejemplo es Bankinter con Evo Banco y Coinc- ofrecen precios mucho más atractivos en sus vehículos 'online'. Las diferencias con las ofertas de los bancos tradicionales no dejan de crecer, y eso mismo ocurre y se va a producir con mayor intensidad aún en el mundo de las cuentas gratuitas", señalan fuentes del sector.

Tras dos largos años en los que miles de clientes han buscado una nueva entidad ante el endurecimiento de las condiciones para mantener una cuenta sin coste, la banca está activando un plan B que llega en plena adaptación de las políticas comerciales de la nueva CaixaBank tras la absorción de Bankia. Hay cambios en las condiciones y el mercado cree que puede haber movimiento a finales de año. Mientras, el sector afila armas.

Artículos relacionados