BOLSA

PharmaMar tiene la bilirrubina agitada

La vo­la­ti­lidad en la co­ti­za­ción de PharmaMar es una de las prin­ci­pales preo­cu­pa­ciones de los ges­tores de la com­pañía. Después de ser uno de los va­lores es­trella a prin­ci­pios de ejer­cicio con re­va­lo­ri­za­ciones es­pec­ta­cu­la­res, gra­cias a las ex­ce­sivas ex­pec­ta­tivas de­po­si­tadas en la apli­dina en la lucha contra el co­ro­na­vi­rus, el valor se ha ido des­in­flando y apenas man­tiene una ren­ta­bi­lidad de poco más del 10% en el año.

Con el fin de devolver la confianza perdida al mercado y en busca de lograr una mayor estabilidad a la acción al disiparse estas grandes perspectivas ante la lucha contra la covid, la compañía ha seguido trabajando para abrir mercados para sus otros fármacos.

El último avance en este sentido lo ha dado su socio Specialised Therapeutics Asia tras recibir la aprobación provisional de comercialización de la lurbinectedina por parte de Autoridad de Ciencias de la Salud de Singapur (HSA). Un producto destinado al tratamiento de pacientes con cáncer microcítico metastásico con progresión de la enfermedad tras un tratamiento con quimioterapia basado en platino.

La farmacéutica española destaca que se trata de la primera terapia aprobada por la HSA para tratar cáncer de pulmón microcítico en segunda línea en más de dos décadas. "Esto significa que los pacientes que han progresado después del tratamiento de primera línea tendrán ahora otra opción terapéutica", asegura el laboratorio.

Esta aprobación llega después de que el tratamiento haya recibido la luz verde en Estados Unidos y en Australia. La aprobación de la HSA se ha concedido, señala PharmaMar, tras la colaboración con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) a través de la iniciativa "Project Orbis", debido a la elevada necesidad clínica no cubierta en el cáncer de pulmón microcítico.

Los operadores, sin embargo, creen que la estabilidad en Bolsa del grupo, con un crecimiento más racional y estable, tardará en llegar, pues el valor sigue moviéndose a golpe de expectativas que a veces no se cumplen. En este mes de septiembre, la acción ha rebotado más un 10% en función de la aprobación de la lurbinectedina en varios países, aunque todavía queda tiempo para que se vean los resultados en sus cuentas. Eso sí, el valor ha pasado de caer desde los 140 euros en enero hasta los 69 euros registrados en agosto.

Por este motivo, los analistas siguen apostando por movimientos abruptos y aconsejan a los inversores aprovechar estas recaídas y sus consecuentes rebotes para volver a tomar posiciones, aunque reconocen que tampoco es algo fácil.

Artículos relacionados