INVERSIÓN

Tres opciones para invertir en hidrógeno

Ante la ren­ta­bi­lidad mí­nima que se ob­tiene en la toma de po­si­ciones en ac­tivos tra­di­cio­na­les, los in­ver­sores buscan otras sa­li­das. El hi­dró­geno verde está lla­mado a desem­peñar un papel pro­ta­go­nista en España y en el mundo dentro del pro­ceso de des­car­bo­ni­za­ción y el desa­rrollo de ener­gías lim­pias y sos­te­ni­bles. Para ello serán ne­ce­sa­rias fuertes in­ver­siones que ayuden a re­ducir los costes por de­bajo de los dos dó­lares por ki­lo­gramo, que sin duda es su prin­cipal han­di­cap.

A cambio, el hidrógeno ofrece grandes ventajas como son la nula emisión de contaminantes, o su mayor eficacia, pues produce más energía que otros combustibles. A ello se suma su capacidad de almacenamiento y fácil distribución, lo cual supone, señalan los expertos de Singular Bank, el complemento perfeto para fuentes de energía intermitentes como la eólica o fotovoltaica.

La demanda de hidrógeno ronda en la actualidad los 70 millones de toneladas al año, apenas un 1% de la oferta mundial de energía primaria. A partir de ahí, el mercado prevé un crecimiento del 7% anualizado hasta 205 para llegar a los 560 millones de tonelada anuales. Unas expectativas de negocio que explica las grandes inversiones que las grandes compañías españolas como Iberdrola, Endesa, Naturgy o Repsol están acometiendo en el sector.

Los expertos de Singular Bank, sin embargo, creen que las mejores oportunidades en el sector se pueden encontrar fuera del mercado español en grandes multinacionales con cierta ventaja por su elevada experiencia.

Una de ellas podría ser Plug Power, uno de los suministradores líderes en el mundo de soluciones de hidrógeno limpio y batería de hidrógeno con una capitalización de más de 23.000 millones de dólares. A largo plazo, su mayor potencial de crecimiento procede de su uso en camiones y autobuses eléctricos.

Entre sus puntos fuertes estaría un modelo de negocio exclusivo con una integración vertical única entre las compañías de pilas de combustible que le confiere una notable ventaja frente a sus competidores. A ello se suma un importante acuerdo estratégico con Renault para la producción de baterías para autobuses y camiones a través de la empresa conjunta Hyvia. No obstante, recuerdan en la firma, se trata de una inversión de alto riesgo, pues su valoración actual se basa en proyecciones de crecimiento de muy largo plazo.

Más o menos a su altura colocan a Air Products y Ballard Power Systems. La primera es líder global en el suministro de equipamiento y tecnología para el proceso del gas natural licuado y la fabricación y suministro de hidrógeno verde es uno de los pilares del plan de crecimiento futuro de la compañía.

La apuesta por Air Products se basa sobre todo en su liderazgo en el campo del hidrógeno azul tras la ejecución de los proyectos en desarrollo en Canadá y Louisiana. Cuenta también con unas excelentes perspectivas de crecimiento anuales superiores a los dos dígitos, y un balance sólido y crecimiento sostenido, que se traduce en un historial de aumento del dividendo sostenible.

Ballard Power, por su parte, está especializada en el diseño, desarrollo, fabricación, venta y servicio de productos de pilas de combustible. La compañía comercializa sus productos en China, Alemania, Estados Unidos, Japón, Bélgica, Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, Canadá, Taiwán, Francia, Polonia, Finlandia, Noruega, España.

Cuenta con un ambicioso plan de expansión para los próximos cinco, en especial en China, uno de sus principales mercados, donde ya hay más de 3.200 camiones y autobuses, un 60% de la cuota de mercado, que utilizan su tecnología. En su caso, recuerdan en Singular Bank, conviene tener en cuenta un fuerte riesgo de disrupción tecnológico que genera alto grado de incertidumbre y volatilidad.

Artículos relacionados