Monitor de Latinoamérica

Su mo­de­ra­ción de úl­tima hora no im­pide que sus pro­yectos asustan al sector pri­vado

Cautela empresarial en España por el giro económico que Boric promueve en Chile

Su po­lí­tica de trans­for­ma­ción plantea más im­puestos y mayor in­ter­ven­cio­nismo

Gabriel Boric, pte. de Chile.
Gabriel Boric, pte. electo Chile.

El triunfo pre­si­den­cial del iz­quier­dista Gabriel Boric, can­di­dato de la coa­li­ción Apruebo Dignidad, que in­te­gran Frente Amplio, Partido Comunista y otros, ha puesto en alerta a las em­presas es­pañolas en Chile, en es­pera de ver en qué se con­creta el nuevo rumbo eco­nó­mico que pro­metió en cam­paña. Aunque Boric mo­deró puntos de su ra­dical plan eco­nó­mico para lo­grar la vic­toria y dijo en­tender que para cum­plir sus pro­mesas debe dar es­ta­bi­lidad y tran­qui­lidad a in­ver­sores y sector pri­vado, las firmas des­con­fían.

En la segunda vuelta presidencial, Boric, defensor de cambios radicales y que centró su discurso en el fin de la desigualdad, la redistribución y la sostenibilidad, derrotó por 12 puntos (56%-44%) al derechista del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, partidario del ‘statu quo’, de una mayor reducción del rol del Estado en la economía y defensor del orden y la ‘mano dura’.

Preocupación en España

En España, las empresas están en cautelosa alerta ante el giro en uno de los mercados más amigo de la inversión, estable y próspero del área y con más seguridad legal y solidez institucional. España es cuarto inversor con un stock de 17.000 millones y, en los dos últimos años y pese al Covid, Sacyr (el mayor inversor privado en infraestructura en Chile) OHLA, Iberdrola, Acciona, Abengoa, Siemens, Enagás, Ferrovial o Naturgy han iniciado, pujan o se han adjudicado proyectos.

Allí están más de 600 empresas, entre ellas y además de las citadas, Abertis, Repsol, ACS, Telefónica (de salida), FCC, Santander, Mapfre, Enel-Endesa, Grifols, Iberia, Indra, Técnicas Reunidas, Mango, Inditex, REE, Agbar, Elecnor o Azvi. El chileno, ya el segundo mejor país para invertir en energía limpia, es mercado clave para constructoras y firmas de renovables.

No obstante, ya antes de la segunda vuelta, un sondeo de la Cámara de Comercio Española de Chile, revelaba que una mayoría de compañías españolas no piensa en inversiones de gran magnitud por ahora, ya que el país atraviesa cambios que crean incertidumbre sobre el futuro. El 54,9% mantendrá el mismo volumen inversor y se señalan como retos para los negocios aspectos regulatorios, burocracia e inestabilidad político-económica. Adalid de la izquierda

La victoria del joven Boric, adalid de una izquierda radical que ha roto con el centroizquierda tradicional que condujo a la transición democrática post-Pinochet bajo la Concertación, marca el fin de esa era de transición. Ha ganado con promesas de cambios profundos y deberá lidiar con las altas expectativas ciudadanas generadas mirando de reojo a los inversores y aplicando realismo.

Derrotado en el primer turno, en el triunfo de Boric fue clave la moderación del discurso en segunda vuelta y su éxito en convencer de que un triunfo de Kast, con pasado próximo a Pinochet, pondría en riesgo los avances sociales. Boric comenzó a hablar de seguridad, respeto a la propiedad privada y logró apoyo de los ex presidentes socialistas moderados Lagos y Bachelet. Sin renunciar al espíritu de las protestas de 2019 contra los excesos del neoliberalismo.

Necesidad de pragmatismo

El cambio se produce en un escenario económico, político, social y sanitario muy complejo y en un momento en el que se decide el cambio del modelo del Estado con una nueva Constitución. Chile se acerca al final de un largo proceso de consultas y elecciones, abierto tras el estallido social de 2019 e iniciado en octubre de 2020 con un plebiscito en el que Chile respaldó la redacción de una nueva Carta Magna y eligió una Convención Constituyente.

Desde entonces Chile ha ido a las urnas siete veces para elegir alcaldes, gobernadores, diputados y senadores, la Convención y al presidente. Solo resta decidir en plebiscito, a mitad de 2022, si el país acepta el borrador que se redacta de la Constitución. Boric, que asume en marzo, afronta un Parlamento dividido, en el que le será complicado aprobar políticas y deberá negociar. Y convivir con una Convención fragmentada, pero clave para definir el futuro.

Afronta, además, desconfianza empresarial (su triunfo fue seguido de salida de capitales y compras inmobiliarias en el exterior) y la ‘vigilancia’ de inversores y mercados. Sus tesis en favor de una mayor carga fiscal, intervencionismo económico, sustitución del sistema privado de pensiones (AFP) por otro estatal, subida del salario mínimo, reducción de la semana laboral y más cotizaciones e impuestos para cambiar los sistemas de salud y educación crean temor.

Aunque Boric, que presenta su Ejecutivo el 11 de enero, dice querer adecuarse a los parámetros socialdemócratas de la UE, el sector privado teme que sus aliados comunistas minen su presunto pragmatismo y ven con inquietud una huida de inversores extranjeros, claves para el desarrollo del país.

Un panorama muy complejo

Boric quiere iniciar su Gobierno enviando al Congreso su reforma tributaria. Su idea es recaudar un 5% del PIB con eliminación de exenciones, reducción de la evasión, ‘impuestos verdes’ y al patrimonio y royalties a la minería. Pero entre sus asesores ya se indica que no se podrán concretar algunos “proyectos importantes” dada la situación macro y fiscal. En el inmediato, debe afrontar urgencias como el combate a la pandemia y sus efectos. Y sin espacio fiscal para más ayudas sociales ni para avanzar con rapidez hacia el futuro socialdemócrata próspero al que dice aspirar y no decepcionar a sus votantes.

En economía, Chile se habrá recobrado en 2021 del golpe del Covid, con un rebote del PIB del 12%, gracias a la reactivación del consumo con fondos estatales, pero la recuperación no está consolidada. Tanto entes globales como banco central prevén que el crecimiento baje el pistón a entre el 2% y el 3,5% en 2022. Y en un entorno de alta inflación y menos inversión y productividad.

Artículos relacionados