EMPRESAS

La co­ti­za­ción de la si­de­rúr­gica vuelve a caer des­pués de una re­cu­pe­ra­ción del 10%

Acerinox, extremar la prudencia a la espera de acontecimientos

Las ex­pec­ta­tivas de des­ace­le­ra­ción de la eco­nomía china con­tri­buyen a un di­fícil 2022

Acerinox
Acerinox

La des­ace­le­ra­ción de la de­manda de acero en los úl­timos tri­mes­tres ha puesto a los ope­ra­dores de muevo sobre aviso res­pecto a las ex­pec­ta­tivas de Acerinox, una em­presa pun­tera en el sector hasta antes de la pan­de­mia. Después de la no­table me­jora ex­pe­ri­men­tada con la pre­sen­ta­ción de los re­sul­ta­dos, la opi­nión de los ana­listas sobre la co­ti­za­ción ha vuelto a caer y re­co­miendan con­tener a la es­pera de acon­te­ci­mien­tos.

Y las noticias que llegan desde el sector no son buenas. Las previsiones apuntan a que el ejercicio se cerrará con una contracción de la demanda del 2,3 % después del crecimiento del 2,8 % registrado en año anterior. Para el año que viene se espera una recuperación del 1 %, pero ese pronóstico supone una revisión a la baja a las previsiones anteriores debido al efecto persistente de la inflación y al aumento de las tasas de interés en las grandes economías mundiales.

Ambos factores, junto a las expectativas de desaceleración de la economía china están contribuyendo a un difícil 2022 para el conjunto del sector, del que Acerinox no parece vaya a sustraerse. El grupo acerero ha cerrado septiembre con un beneficio neto de 741 millones de euros, pero en el tercer trimestre las ganancias se han resentido un 22 % al quedar en 133 millones de euros fruto de una mayor debilidad de la demanda.

Esta ralentización ha encendido algunas alarmas entre los analistas que siguen al valor, aunque de momento siguen confiando en la fortaleza financiera del grupo, un tanto infravalorada por el mercado pese al aumento experimentado por la deuda. Renta 4, por ejemplo, ha reiterado su recomendación de sobreponderar con una valoración sobre los 15 euros por acción, lo cual supone un potencial alcista del orden del 50 % desde su actual precio de mercado.

Las positivas previsiones para su actividad en Estados Unidos, su principal mercado, servirá en buena medida para compensar las incertidumbres en Europa debido a la guerra y los altos precios energéticos. De reducirse estas incertidumbres el potencial de Acerinox crecería notablemente.

Los expertos de Morgan Stanley, sin embargo, no se muestran demasiado optimistas con esta posibilidad y recientemente han rebajado su estimación de precio objetivo a 11 euros por acción, lo cual le confiere todavía al valor un 15 % de subida.

Entre tanto, la reacción protagonizada en las tres últimas semanas, con un alza de más del 10 %, parece haberse frenado en las inmediaciones de los 9,6 euros, donde estaría encontrando una fuerte resistencia por lo que aconsejan extremar la vigilancia, aunque las sensaciones son de continuidad de su actual fase alcista.

Artículos relacionados