MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Los in­ver­sores es­pañoles con­si­deran buena no­ticia el re­punte de Brasil y México

El clima de negocios mejora en Latam, aunque caen las expectativas

El Foro Latibex confía en que la re­gión su­pe­rará el en­torno de des­ace­le­ra­ción

Inversion en Latinoamérica.
Inversion en Latinoamérica.

El clima de in­ver­sión en Latinoamérica me­jora, aunque poco, pero no así las ex­pec­ta­ti­vas. El pa­no­rama en en­torno de ne­go­cios cierra así 2022 con una de cal y otra de arena, mien­tras los or­ga­nismos in­ter­na­cio­nales re­cortan la pro­yec­ción de cre­ci­miento para este año y 2023, y con pre­vi­sión de un menor avance el año que viene. Sin em­bargo, no todo es pe­si­mismo: en el re­ciente foro Latibex, ges­tores y ex­pertos han ex­pre­sado op­ti­mismo cau­te­loso sobre el desem­peño de la eco­nomía re­gional a corto y medio plazo.

Según el principal indicador de la Encuesta Económica que elabora la Fundación Getulio Vargas, el clima para los negocios en Latam habrá mejorado en el cuarto trimestre de 2022, luego de tres caídas consecutivas, aunque se mantiene en uno de sus niveles más bajos en seis años. El Índice de Clima Económico (ICE), que analiza 10 países y se obtiene mediante sondeos a 138 expertos de 15 países, avanzó de 54,7 a 66,5 puntos en el último trimestre del año, si bien permanece diez puntos por debajo de su media en los últimos diez años (77,6). Los 100 puntos marcan la línea entre entorno favorable y adverso.

De acuerdo con el informe, el clima de inversión en la región prosigue en nivel negativo desde el tercer trimestre del 2013, con las excepciones del cuarto de 2017, el primero del 2018 y el tercero del 2021. En el segundo trimestre de 2020, el ICE registró un récord negativo de 40 puntos debido a la pandemia.

Argentina sigue en el pozo

Solo cinco mercados lograron progresar en su posición en el ICE, aunque a pesar del avance, únicamente dos, Paraguay y un Uruguay que cedió posiciones, se sitúan en zona considerada favorable (más de 100 puntos) y el primero sustituyó al segundo como país con mejor clima para los negocios en Latam, con 114,7 puntos y 108,2 puntos, respectivamente. Para los inversores españoles, la buena noticia es el repunte de Brasil y la mejoría de México y Perú. La mala, que Argentina continúa en el pozo. A la subida general del indicador contribuyó un mayor optimismo sobre Brasil, donde Lula derrotó a Bolsonaro en las recientes presidenciales: el ICE pasó de 54,5 a 84,5 puntos y el país se ubicó así en tercer lugar.

Aun así continúa en zona económicamente desfavorable, junto a los otros países que anotaron incrementos: Bolivia (a 71,4 puntos); Ecuador (a 65); México (a 62,7) y Perú (a 57,5). La Colombia de Petro bajó de 72,6 a 68,5. Y en situación muy desfavorable siguen Chile (34,5) y Argentina (21,8). Venezuela no es evaluada.

La subida del ICE se debió al fuerte alza del índice de situación actual (ISA), que progresó 22,7 puntos, ya que el índice de expectativa (IE), que mide la perspectiva para los próximos seis meses no avanzó con igual vigor. Así, el ISA subió de 48,8 puntos en el tercer trimestre a 67 en el cuarto, su mayor nivel en cuatro años, y seis naciones mejoraron su posición, pero solo Uruguay y Colombia se hallan en zona favorable. Mientras, el IE pasó de 65,5 a 66,1 puntos, y solo mejoraron Brasil, Perú, Chile y Colombia, lo que indica un escenario de desaceleración los próximos meses en la región. Los dos índices están ahora muy cerca y se mantienen en una zona desfavorable del ciclo.

Capacidad de resistencia

En resumen, en el cuarto trimestre hubo una mejora en la coyuntura actual, liderada por las grandes economías, pero las expectativas avanzaron poco o retrocedieron. El panorama entronca con el augurio de deterioro económico en 2023 de los entes internacionales, que ya prevén que Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile, Perú y Panamá, que suman el grueso de la actividad empresarial española, sufrirán una fuerte en su expansión tras un 2022 mejor del esperado. Brasil bajará el paso al 1%; México, al 1,2%; Colombia al 2,2%; Argentina, al 2% y Chile tendrá una caída del PIB superior al 1%.

En parecida línea camina el estudio ‘CEO Outlook: América del Sur’ de KPMG, donde se señala que Latam afronta riesgo de recesión por la inflación y los problemas socioeconómicos, si bien se es optimista sobre su capacidad de recuperación. Más del 60% de los CEO de las firmas más relevantes del área ve probable recesión, y de ese porcentaje, el 30% se muestra seguro y un 34% cree que si sucede, será “suave y corta”, con una duración unos seis meses. Pese a todo, también hay muestras de optimismo mesurado sobre el futuro inmediato de Latam. En el reciente Foro Latibex, gestores, funcionarios, inversores, empresas y expertos se han mostrado cautelosamente confiados sobre la situación a medio plazo en un área que juzgan mejor preparada para afrontar el complejo contexto de ralentización del crecimiento a nivel mundial.

En los debates del Latibex, y sin ignorar la actual situación ni el hecho de que se ha producido un giro hacia político a la izquierda en una región en el que la que política, instituciones, marco legal y actitud pro-empresa es clave para las inversión, se destacó la atractiva rentabilidad que ofrece invertir en Latam en un contexto de caídas bursátiles en Europa.

Y también se señaló que la región podría convertirse en valor refugio para los inversores en 2023, no sin destacar que Latam está operando de forma adecuada para reducir la inflación, con una acertada política monetaria. Además, se resaltó el futuro del área como socio ante la crisis energética y alimentaria y que Latam puede salir beneficiada como destino fiable para relocalizar producción en una coyuntura marcada por la desaceleración china y los problemas en las cadenas de suministros.

Artículos relacionados