RESULTADOS 1-T

El be­ne­ficio cae hasta 338 mi­llo­nes, un 31,2 %, pero con­firma los re­sul­tados para final de año

Endesa advierte de riesgos regulatorios y de un mercado en constante evolución

La nueva po­lí­tica de di­vi­dendos de la eléc­trica de­pen­derá de los ejer­ci­cios fu­turos

JJosé Bogas, CEO Endesa en la JG 2022.
JJosé Bogas, CEO Endesa en la JG 2022.

Tiempos in­ciertos para el sector ener­gé­tico. Endesa ob­tuvo un be­ne­ficio neto de 338 mi­llones de euros en el primer tri­mestre de 2022, lo que su­pone una caída de un 31,2% de­bido a la fuerte vo­la­ti­lidad del mer­cado eléc­trico y un ne­gocio en cons­tante evo­lu­ción. La eléc­trica ad­vierte de ciertos re­gu­la­to­rios para el sec­tor, que han ve­nido acom­pañados por un con­texto de pre­cios ele­va­dos, y se han visto agra­vados por el es­ta­llido del con­flicto entre Rusia y Ucrania.

En el informe enviado a la CNMV, señala que la política de dividendos dependerá de los resultados futuros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 914 millones, con un descenso de un 10%. Pese a todo, la compañía mantiene sus objetivos para este año de lograr un beneficio ordinario neto de 1.800 millones.

Muchos interrogantes por resolver a corto plazo para la compañía, ante un mercado muy volátil y unas materias primas, como el gas, disparadas que complican el futuro del sector. Y es que, el impacto de los precios de las materias primas ha elevado la deuda de la empresa hasta los 10.334 millones de euros, un 17,4% más. Los precios mayoristas de la electricidad han alcanzado una media de 229 euros en España, 232 en Francia, 232 euros en Francia, 249 en Italia y 238 euros en Reino Unido.

“Comenzamos el ejercicio afrontando una coyuntura aún más desafiante que en el anterior trimestre, marcada por las tensiones macroeconómicas derivadas del impacto de la guerra en Ucrania y el traslado de este conflicto a un mercado de materias primas muy inflado hace meses”, ha declarado el consejero delegado, José Bogas.

“Endesa sigue confiando en la solidez de su modelo de empresa verticalmente integrada para cumplir los objetivos de 2022. Mantenemos nuestra estrategia de asesoramiento y ayuda acogidos a cualquier tipo de tarifa, para superar las turbulencias del mercado energético en sus hogares y empresas”, ha añadido.

Al margen de todos los inconvenientes a los que han tenido que hacer frente en el primer trimestre del año, Bogas ha destacado la sobresaliente evolución de la actividad comercial con el cliente minorista, que ha supuesto un alza del 13% en la cartera del mercado liberalizado de hasta 6,4 millones en España y Portugal frente al primer trimestre de 2021.

Riesgos a futuro

En el informe de gestión consolidado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la eléctrica desvela ciertos riesgos para la compañía y el sector derivados de la incertidumbre regulatoria, la guerra de Rusia y Ucrania y la fuerte volatilidad de los precios por el gas.

La compañía ha descartado, en cambio, problemas de suministro de gas con Rusia, ya que la eléctrica no tiene firmados contratos con el país. En cambio, en cuanto al uranio para las centrales nucleares que dependen de la compañía, Endesa está analizando, a través de la Empresa Nacional del Uranio (Enusa), los efectos sobre los pedidos de suministro de combustible nuclear procedentes de este país a partir de 2024. La eléctrica afirma que “dicha sociedad está derivando las órdenes de fabricación a otros proveedores”.

Si con Rusia, no tendrán problemas, en la información trasladada a la CNMV, la eléctrica advierte de ciertos riesgos regulatorios que podrían afectar al funcionamiento del mercado de electricidad y gas en España y Portugal.

Respecto a los aspectos financieros, destaca la gran dependencia del suministro constante de grandes cantidades de combustible para generar electricidad del suministro de gas utilizado para el consumo propio y la comercialización. Asimismo, recuerda que el negocio de Endesa depende de su capacidad para obtener los recursos necesarios para refinanciar su deuda y financiar sus gastos de capital.

Política de dividendos

En cuanto a la política de dividendos, Endesa pone de manifiesto que la capacidad de distribuir dividendos entre sus accionistas depende de numerosos factores, incluyendo la generación de beneficios y la disponibilidad de reservas distribuibles. “No puede asegurarse los dividendos que, en su caso, vayan a pagarse en los ejercicios futuros, ni cuál será el importe de los mismos”.

La junta de accionistas celebrada el pasado 22 de abril aprobó el reparto de un dividendo total por un importe bruto de 1,437 euros por acción, lo que supone un importe total de 1.522 millones de euros. El pasado 3 de enero la compañía abonó un dividendo a cuenta de 0,50 euros brutos (529 millones de euros) y el próximo 1 de julio pagará 0,937 euros brutos por título (992 millones de euros).

Por otro lado, la compañía desvela ciertos riesgos operacionales. En este sentido comenta una “eventual incapacidad para conservar sus relaciones con proveedores”, bien porque la oferta de proveedores disponible “fuese insuficiente en términos de cantidad” y/o “calidad”. Así como a “los fallos de proveedores para mantener las condiciones del servicio prestado, limitando las posibilidades de operatividad y continuidad del negocio”.

Compleja coyuntura de los mercados

Precisamente, la compleja coyuntura de los mercados de las materias primas, unida a un aumento de las partidas regulatorias pendientes de cobro ha afectado negativamente al capital circulante necesario para financiar las operaciones de la compañía. Ello ha situado en negativo el flujo de caja de las operaciones en 476 millones.

La cobertura de este flujo de caja negativo, las inversiones en el periodo por 533 millones y el pago de dividendos por 529 millones de euros -abonados en enero-, han elevado la deuda neta de la empresa hasta 10.334 millones a final de trimestre, lo que supone un crecimiento de un 17,4%. Los costes de explotación han ascendido a 7.107 millones con jun a variación de un 70,9%. Este aumento de los costes incluye un incremento del 213% en las compras de energía derivado del incremento de precios en el mercado mayorista de electricidad.

El director general financiero, Luca Passa, ha señalado, por su parte, que el primer trimestre “ha estado marcado por un escenario energético de extrema volatilidad, que hemos podido gestionar apoyándonos en la solidez de nuestro modelo de empresa integrada”.

“Mantenemos firme el ritmo de nuestra transformación hacia una empresa descarbonizada y sostenible, con un alza de las inversiones brutas del 48% hasta 402 millones, la mayoría en redes y renovables”. La posición holgada de liquidez de la eléctrica con 4.403 millones permite a la empresa cubrir casi dos años de vencimiento de deuda.

Artículos relacionados