MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Se ofrece como al­ter­na­tiva fiable para el cambio en las ca­denas de su­mi­nistro

Davos: Latam se postula como alternativa energética y alimentaria

El área re­quiere más in­ver­sión ex­tran­jera en tu­rismo, re­no­va­bles e in­fra­es­truc­turas

Inversión en Latinoamérica.
Inversión en Latinoamérica.

En un año en el que Latam no ha es­tado muy re­pre­sen­tada en Davos, el exiguo ra­mi­llete de lí­deres re­gio­nales que ha acu­dido a la cita anual del World Economic Forum ha de­fen­dido con ahínco el atrac­tivo del área para la in­ver­sión ex­te­rior en tu­rismo, in­fra­es­truc­turas y TIC. Y su rol de al­ter­na­tiva ener­gé­tica a Rusia y a la crisis ali­men­taria en cier­nes; como motor para las re­no­va­bles y como op­ción fiable para re­novar las ca­denas de su­mi­nistro glo­bal, dañadas por el Covid, la guerra en Ucrania y la pugna co­mer­cial EEUU-China.

La presencia de líderes regionales de primer rango se limitó este año a los presidentes de Colombia, Dominicana y Costa Rica, Iván Duque, Luis Abinader y Rodrigo Chaves y la vicepresidenta peruana, Dina Boluarte, quienes aseguraron en Suiza que el área, pese al golpe del Covid, el reducido crecimiento económico que se otea en los próximos años (la Cepal acaba de rebajar la previsión para 2021 del 2,1% al 1,8%) y a los grandes retos en el horizonte, sigue siendo un gran destino para negocios, inversión y nearshoring. No acudieron funcionarios de alto nivel de Brasil, México y Argentina a unos debates dominados por la guerra. Ni tantos empresarios como otros años.

En el ‘Panel Presidencial de América Latina’ los líderes presentes señalaron que la recuperación económica en sus países incluye medidas para estimular empleo, bienestar social, agenda verde y transición energética, y llamaron a elevar la inversión exterior en el área en la post-pandemia, notablemente en turismo, infraestructura, renovables y TIC, a la par que abogaron por una mayor colaboración público-privada para impulsar una reactivación sostenida y sostenible. Además, Latam aspira a acoger buena parte de los emplazamientos próximos a EEUU en el previsto reemplazo, para reducir su vulnerabilidad, de las cadenas de suministro existentes antes del Covid y la guerra en Ucrania.

Más facilidades a las empresas

“Necesitamos más gobiernos pro-empresa en América Latina”, destacó Iván Duque, cerca de acabar mandato, y quien subrayó que “en medio de lo que se perfila como una crisis alimentaria, la región cuenta con un alto potencial agrícola, pero necesita inversión”.

“Tenemos gas, petróleo y carbón, contamos con importantes recursos para explotar energías renovables y, además, podemos ser los nuevos asentamientos del friend shoring que busca EEUU”, dijo. Por su parte, Chaves, que asumió el cargo hace un mes, abogó por dar “un golpe de confianza al sector privado” y un “Estado que coopere con el sector empresarial. Y prometió menos burocracia y “alfombra roja” a los inversores extranjeros: “Costa Rica is open for business”, resaltó.

Dina Boluarte aseguró que Perú “brinda confianza para poder invertir” y destacó a su país como “economía estable y con garantías jurídicas”. “Perú se ha concentrado en la digitalización para promover una recuperación económica más efectiva y eficiente, junto a esfuerzos para atraer inversores con conciencia medioambiental y trabajar con el sector privado”. Abinader, a su vez, llamó a impulsar un sector turístico que, en el caso de su país es “fundamental” y aporta del 16% al 18% del PIB. “Sin recuperar el turismo, no habrá recuperación de económica en Dominicana”.

Y es que, pese a un entorno complicado e incierto, Latam es excedentaria en petróleo, gas y alimentos y aspira a ser alternativa global frente a la crisis energética y alimentaria, aseguró el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, quien destacó el potencial en renovables de la región en un momento en el que la guerra precipita una revolución energética global y necesita proveedores confiables. Idea que ha apoyado recientemente el presidente de CAF, Díaz-Granados: “Hay grandes oportunidades” para potenciar la transición energética en Latam” y ayudar a los problemas que afronta el mundo.

La inflación, una amenaza

Sin embargo, frente a este potencial y la idea de que Latam puede convertirse a medio plazo en productor y exportador de energía verde, y ayudar a solventar la crisis alimentaria, y no obstante la ayuda de los altos precios de las materias primas, que han aportado un balón de oxígeno, y que para muchos expertos han evitado una ‘tormenta perfecta’, se aproximan tiempos complicados. Y la inflación es uno de esos grandes problemas para Latam, que amenaza el futuro inmediato y la estabilidad política y económica y hace temer un aumento de los conflictos sociales y del populismo, según destacaron los expertos en Davos.

Los analistas indicaron que inflación y mezcla de turbulencias políticas y económicas no dan la impresión de hacer a Latam particularmente atractiva. Y lamentaron el bajo nivel de integración: el comercio intrarregional apenas es el 12% del total. En Davos, Moisés Naim aludió a la creciente inestabilidad política en la región, que la inflación puede acrecentar. “Latam está entrando en un período muy peligroso. La inflación está llegando a todos, también a una generación que no sabe cómo vivir con ella. Y las consecuencias económicas y sociales pueden ser nefastas”, dijo, para destacar que, en este contexto, hay riesgo de que algunos regímenes autocráticos se consoliden o que más opciones de ese cariz lleguen al poder. Para el experto Andrés Velasco, “la combinación de mala gestión y presión inflacionista puede llevar a un deterioro democrático”, con sistemas lastrados por “la fragmentación y el cortoplacismo”.

También el FMI apunta como un riesgo más para la economía la conflictividad social. “Cualquier aumento del malestar social podría suponer un riesgo para la recuperación de la economía, con un impacto duradero”, ha alertado.

Artículos relacionados