Su in­terés por la con­ce­sio­naria ita­liana había de­jado la co­ti­za­ción en punto muerto

El alejamiento de Atlantia devuelve a ACS al foco positivo en los mercados

Inversores y ana­listas aplauden que Florentino Pérez ponga todo el foco en Abertis

ACS y Atlantia
ACS y Atlantia

La junta de ac­cio­nistas de ACS de la se­mana pa­sada ha ac­tuado como un se­dante sobre los in­ver­sores y ana­listas del grupo cons­tructor y de ser­vi­cios. La simple de­cla­ra­ción de in­ten­ciones de Florentino Pérez po­niendo el foco en el desa­rrollo de Abertis ha sido in­ter­pre­tado como el final de la pa­rece efí­mera in­ten­tona que lo había unido a los fondos de in­fra­es­truc­turas GIP y Brookfield con el ob­je­tivo final de tomar el ne­gocio de au­to­pistas de la ita­liana Atlantia.

El anuncio de este movimiento, hace un mes, había dejado la cotización de ACS en encefalograma plano, atrapada alrededor de los 24 euros por acción, pero ofreciendo ya signos más importantes de debilidad en este comienzo del mes de mayo, en el que se había alejado de los máximos del año. Que ACS no vaya a entrar en una guerra de opas con los Benetton, sus socios en Abertis, ha rebajado las tensiones.

"Nos habíamos puesto a la defensiva en el valor", señalan en una gestora nacional que recuerda que Abertis es la piedra angular de todo el proyecto de ACS. "Era impensable una batalla entre ACS y los Benetton. Florentino Pérez ha hecho una intentona suave, buscando una respuesta positiva de sus socios, pero desde el momento que estos han respondido con una OPA que valora Atlantia en más de 20.000 millones, se ha acabado el juego".

Los analistas ya habían expresado reiteradamente su preocupación por el movimiento de ACS. Sobre todo las firmas extranjeras, que se habían puesto en guardia ante la posibilidad de una batalla por Atlantia. En el caso de las españolas, había confianza en que Florentino Pérez iría siempre por la vía amistosa y eludiría el encontronazo con los Benetton, socio mayoritario de Abertis con el 50% más una acción.

Paz accionarial

Y, sobre todo, con mucho en juego más allá de la paz accionarial en la sociedad participada por los Benetton y ACS desde 2018. La hoja de ruta de Abertis pasa por el reparto de 1.800 millones de euros en dividendos en los próximos dos años. Un argumento más que suficiente para que ACS pare el carro por Atlantia, la operación que le habría dado el liderazgo en concesiones que desde hace mucho persigue Florentino Pérez.

"ACS tendrá que buscar otras fórmulas de crecimiento en el negocio en forma de bocados más pequeños. Lo de Atlantia era demasiado bonito para ser verdad. Los Benetton no van a soltar esa pieza de ninguna manera, y además un potencial comprador se enfrentaría a la acción de oro del Estado italiano. Si GIP y Brookfield deciden plantar batalla a los Benetton y Blackstone tienen todas las de perder por la estructura accionarial de Atlantia", señalan fuentes bursátiles.

En el mercado tienen claro que una batalla con ACS entre los protagonistas tendría mucho más impactos negativos que positivos para la empresa española. Por eso, el alivio es generalizado tras una junta de accionistas que ha descartado -como la inmensa mayoría esperaba- que Florentino Pérez pase a la acción. Y que, según los expertos, puede dar una vida nueva y mejor a ACS en bolsa a partir de ahora.

En un año complejo y plagado de incertidumbres, ACS aún sube alrededor de un 5% en lo que va de año. Pero los analistas creen que la acción puede escalar por encima de los 30 euros después de subir alrededor de un 25% a medio plazo. Pocos valores concitan más unanimidad entre los analistas. El valor, sin una sola recomendación de venta, tiene consejos de compra de casi el 80% de las firmas que lo cubren.

"Ahora queda saber cuál será la hoja de ruta de la compañía en concesiones. ACS es un comprador nato, que tendrá que convencer al mercado de la bondad de sus próximos movimientos. Tiene que renunciar por ahora a esa pieza de caza mayor que es Atlantia, pero eso debe ser interpretado como una victoria porque a corto y medio plazo tiene muchas más ventajas que claroscuros para la compañía", señalan un veterano analista del sector.

Artículos relacionados