MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Quito busca nuevas vías tras el re­chazo par­la­men­tario a la Ley de Inversiones

Ecuador replantea su estrategia para convertirse en ‘imán’ de IED

Guillermo Lasso pre­tende me­jorar el re­gla­mento de APP y apro­barlo por de­creto

Guillermo Lasso, pte. Ecuador.
Guillermo Lasso, pte. Ecuador.

Tras el va­ra­palo su­frido a fin de marzo en la Asamblea Legislativa, que re­chazó y ar­chivó la Ley de Inversiones, pro­yecto es­trella del pre­si­dente Guillermo Lasso para im­pulsar la lle­gada de ca­pital ex­te­rior, su Gobierno busca re­com­poner la es­tra­tegia para im­pulsar la norma y la fi­gura de las Alianzas Público-Privadas (APP), parte esen­cial de la ley, por otros me­dios, in­cluidos de­cre­tos, y con­vertir a Ecuador en “imán” para la IED. Lasso ha hecho de la cap­ta­ción de in­ver­sión vector clave para re­animar eco­nomía y em­pleo.

Con esta iniciativa legislativa, Lasso esperaba atraer 30.000 millones de dólares (27.194,1 millones de euros) en inversión y crear 2 millones de empleos impulsando las APP para ejecutar planes estratégicos. Sin embargo, en la Asamblea votaron en contra del proyecto UNES (primera fuerza del Parlamento y afín al correísmo), el movimiento indigenista Pachakutik e Izquierda Democrática. Tras el revés, Lasso llegó a pedir a la Fiscalía investigar a congresistas por pedir beneficios económicos a cambio del voto. “La ley ha sido rechazada porque no hemos aceptado el chantaje”, dijo.

En el debate de la Ley de Inversiones, ésta fue estigmatizada por la oposición como “privatizadora”, pese a que el Ejecutivo incluía prohibiciones expresas de venta de activos estatales a través de cualquier modalidad vinculada a concesión o delegación. Quito trabaja ahora en actualizar el portafolio de proyectos y ha elevado de 30.000 a 38.000 millones de dólares el objetivo de atracción de flujos de inversión. Y busca mejorar la legislación inversora vigente con reformas reglamentarias vía decreto, al mismo tiempo que no descarta enviar nuevamente un proyecto similar al rechazado cuando constate un clima político propicio, según el ministro de Producción, Julio José Prado.

Propuestas específicas

Entretanto, Quito evalúa propuestas específicas para algunos de los grandes temas incluidos en la fallida Ley, como remitir un proyecto solo de zonas francas o de modernización del mercado de valores. Además, y ante la parálisis, aborda la posibilidad de gobernar con decretos, acuerdos ministeriales y reglamentos. Con esos mecanismos busca mejorar el entorno legal para atraer capitales, según Prado. “Se enviarán proyectos de ley específicos, como una reforma de las zonas francas”, que la Ley contemplaba que se pudieran establecer por iniciativa privada.

Pese al no parlamentario, la Secretaría Técnica de APP no ha abandonado la estrategia y pergeña mecanismos para potenciarla con instrumentos legales y un nuevo plan para mejorar el reglamento de Ley de APP de 2015 y su aprobación vía decreto. Entre los cambios están la reducción de trámites, aumentar la transparencia en procesos licitatorios, mejorar la estructuración de contratos, ofrecer más instancias de mediación y gestionar controversias antes de llegar a arbitraje. La meta es dar más seguridad jurídica al inversor.

“Si quieres tener mejores infraestructuras, de primer mundo o al menos mucho mejores que las que hay, es necesario colaborar con el sector privado”, ha señalado el secretario de APP, Roberto Salas, para quien en un 90% las empresas interesadas en proyectos son extranjeras y quien lamenta que con la ley de 2015 de APP apenas se han fijado alianzas en cuatro años

A fines de 2021, Quito lanzó un portafolio de inversiones por 30.000 millones de dólares que ha experimentado ya un proceso de actualización: se han eliminado proyectos que se pueden hacer más eficientemente con otro tipo de modalidades y no APP y se han añadido otros más, especialmente 5 proyectos viales, 3 hospitales nuevos y la planificación de un modelo de ferrocarril estatal para logística. La actualización se centra en vialidad, hidrocarburos y sanidad y, entre los planes próximos a concretarse están tres de renovables por 500 millones. El Ejecutivo apunta ahora a una cartera de 58 proyectos y mantiene su idea de un Registro Único de Proyectos de Gestión Delegada.

Menos trámites e impuestos

Un reciente informe de Torino Economics, señala que Quito insiste en impulsar una ley de inversiones, pero la pugna con la Asamblea crece y limita la posibilidad de consensos y la falta de mayoría en el Parlamento se ha convertido en un reto para la llegada de IED. De momento, la inversión privada se acelera en Ecuador y apunta a récord este año. Según el Gobierno, el país ha alcanzado una cifra récord de 5.000 millones en contratos de inversión en 11 meses de Gobierno, de ellos 2.830 millones en lo que va de 2022. Asimismo, Quito avanza en varios frentes para facilitar la inversión privada en telecos y TIC, especialmente a través de la ‘desburocratización’ y recorte o eliminación de trámites e impuestos, según la ministra del ramo, Vianna Maino.

El PIB crecerá a un paso del 2,8% en 2022, según el banco central, que incluye ya en el pronóstico el impacto de la guerra en Ucrania, aunque podría avanzar al 4% de impulsarse la inversión. El BM cree que Ecuador será el segundo país que más que más crecerá en Sudamérica en 2022, el 4,3%, cifra que Cepal y FMI bajan al 2,6% y al 2,9%. El PIB creció el 3,1% en 2021 tras caer el 7,8% en 2020. En Ecuador están establecidas más de 160 firmas españolas. Acciona, Telefónica, Mapfre, ACS, OHLA, Sacyr, CAF, Globalia, Isabel, Pescanova, Indra, Iberia, Inditex o Mango operan el país. Repsol saldrá de Ecuador, donde estaba presente desde hace 20 años.

Artículos relacionados