Solaria sube un 10% en las úl­timas cinco se­siones y apunta a má­ximos del año

Las energéticas se liberan de bajistas y buscan pista de despegue en bolsa

El mayor ‘hedge fund’ del mundo des­hace po­si­ciones cortas en Iberdrola

Solaria, en otros tiempos mejores.
Solaria, en otros tiempos mejores.

El ca­pital de Iberdrola ya no sufre po­si­ciones cortas sig­ni­fi­ca­ti­vas. Bridgewater, el mayor ‘hedge fund’ del mundo, acaba de re­ducir por de­bajo del 0,5% su apuesta por una caída en bolsa del se­gundo mayor valor del Ibex 35 por ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. La com­pañía pre­si­dida por Ignacio Sánchez Galán lo está agra­de­ciendo: es uno de los cinco me­jores va­lores del Ibex en el úl­timo mes con una subida de al­re­dedor del 9%.

A un paso ya de los 70.000 millones de euros de valor en bolsa, Iberdrola ha vuelto a la pelea por reconquistar el nivel de los 11 euros. Algo por encima firmó los máximos del año el pasado mes de mayo, que está cerca de reeditar. Antes tendrá que romper una resistencia que puede ser dura a corto plazo, porque el valor viene de una fuerte reacción desde que recuperó los 10 euros en bolsa en la última semana de julio.

Un rebote afianzado por los resultados del que ha sido el mejor primer semestre de la historia a pesar del pinchazo del beneficio en España. Material más que suficiente para que Bridgewater -que en junio llegó a acumular el 0,62% de las acciones de la eléctrica-haya empezado la operación salida en el valor. Como en el conjunto del sector, marcado por el ‘impuestazo’ del Gobierno, parece claro que el mercado cree que ha pasado lo peor.

“La tasa del Gobierno estaba ya bastante descontada en las cotizaciones de las ‘utilities’ desde la primera mitad de julio. Ahora ha dejado de ser un factor determinante. Y luego están los resultados, que han sido buenos y alejan el temor de los inversores a un posible retoque a la baja de la política de dividendos de las compañías. Con las cartas de los resultados levantadas ya casi totalmente, los inversores están picoteando en el sector”, señalan fuentes bursátiles.

Solaria, en el ojo del huracán

Otro valor que ha despegado con fuerza en los últimos días es Solaria, que no presentará los resultados semestrales hasta la segunda mitad de septiembre. Tras un fuerte traspiés del 8% en la primera sesión de agosto -al mercado le sorprendieron las ventas de acciones de la familia Díaz Tejeiro, máximo accionista del grupo-, la acción ha recuperado terreno con mucha fuerza, alrededor de un 10% sólo en las últimas cinco sesiones.

Un período este último en el que también han brillado con luz propia Repsol, Enagás y la propia Iberdrola, con subidas en torno al 4%. Poco a poco, el sector -que gana alrededor de un 6% en lo que va de año y es el mejor con diferencia entre los grandes de la bolsa española- va entrando en pista de despegue en bolsa tras unas semanas marcadas por las dudas. Ahora, los inversores toman posiciones todavía de forma muy selectiva.

Mientras, los inversores bajistas bajan el pistón. No sólo en Iberdrola. La actividad especulativa se ha reducido mucho en Enagás, una de sus víctimas favoritas, donde tienen de forma conjunta alrededor del 2,5% del capital de la gasista. No hay movimientos significativos de los ‘hedge fund’ desde mediados de julio en un valor que tras el rebote de los últimos días ha vuelto a los mismos niveles a los que empezó 2022.

En Solaria, donde la actividad especulativa es también muy intensa, Oddey Asset Management y AHL Partners han rebajado sensiblemente sus apuestas bajistas este mes de agosto, mientras que Helikon las ha elevado hasta cerca de un 1%. Por lo tanto, hay tregua de los bajistas en un sector que está recuperando las buenas sensaciones tras una temporada de resultados que, en el caso de las ‘utilities’, está reforzando su perfil de valores defensivos.

Artículos relacionados