Reducir im­pues­tos, tanto IRPF como IVA, y re­lanzar la eco­nomía sin tantas sub­ven­ciones

Feijóo: respeto institucional para llegar a Moncloa, lejos de la confrontación de Ayuso

Acatará el de­creto sobre ahorro ener­gé­tico, pero lo con­si­dera au­to­ri­tario y de­fiende su propia vi­sión

Alberto Núñez Feijoo
Alberto Núñez Feijoo

El líder po­pu­lar, Alberto Núñez Feijóo, sigue mar­cando su propio es­tilo para tratar de al­canzar La Moncloa tan pronto como se ce­le­bren las pró­ximas elec­ciones ge­ne­ra­les. Su es­tra­tegia pasa por man­tener su ofre­ci­miento de co­la­bo­ra­ción ins­ti­tu­cional con el Gobierno, como hizo en su pri­mera in­ter­ven­ción tras ser ele­gido pre­si­dente del Partido Popular el pa­sado 2 de abril. Quiere evitar la con­fron­ta­ción al es­tilo de Isabel Ayuso y atraer así, como ha ocu­rrido en Andalucía, a aque­llos votos so­cia­listas de­cep­cio­nados con las alianzas po­lí­ticas de Pedro Sánchez para man­te­nerse en el po­der.

Feijóo reitera que no van a desobedecer el decreto Ley sobre ahorro energético. Aun así, lo considera autoritario y mantiene la defensa de su propio modelo, en las antípodas del decreto aprobado por el Ejecutivo que impone apagar a las 10 de la noche las luces de los escaparates y del alumbrado de los edificios públicos, y limitar en comercios y espacios públicos el uso del aire acondicionado a 27 grados en verano y a 19 la calefacción en invierno.

Modelo definido

Frente a ello, los populares recuerdan que su modelo quedó definido en la presentación realizada el pasado mes de julio. Cuenta con dos medidas fundamentales: alargar la vida útil de las centrales nucleares que se mantienen en activo y reducir los impuestos en los sectores más afectados por el aumento de los precios y de los costes de la energía. El objetivo a corto plazo, en línea con la política de la Unión Europea, es asegurar el suministro y, en la medida de lo posible, reducir los costes energéticos para empresas y particulares.

En concreto, el PP propone reducir la tributación en estimación objetiva en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y rebajar el IVA al 5% para entregas, importaciones y adquisiciones intracomunitarias de energía eléctrica y de gas. También proponen reducir al 5% el IVA para suministro de calefacción y refrigeración urbana y biogás. Y plantean solicitar a la UE la suspensión de los topes mínimos del Impuesto Especial de Hidrocarburos de manera temporal.

El líder popular descalificaba este domingo, en declaraciones al diario ‘’El País, el decreto del Gobierno, considerándolo “mitad improvisación y mitad trágala, un acto de autoritarismo impropio de un Estado autonómico". Pero lo acatará dentro de la legalidad posible, con lo que se aleja del planteamiento frontal de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso,

Por el contrario, además de anunciar que van a cumplir con el mandato del decreto seguirán aprovechando los meses que faltan hasta las elecciones para ir dando a conocer su proyecto sobre todo en el ámbito económico, confiando que en el ámbito nacional se siga produciendo un trasvase de votos similar a lo que ha ocurrido en Andalucía.

Sánchez pierde apoyos

Según el análisis postelectoral del CIS, unas 180.000 personas de las que en su día votaron a Susana Díaz en las elecciones en diciembre del 2018, lo han hecho ahora por el candidato Juanma Moreno en las recientes elecciones que han dado la mayoría absoluta al Partido Popular.

En el PP no descartan que se pueda producir un adelanto electoral. Trabajan para que la convocatoria no les pille por sorpresa en caso de producirse. La sospecha de un eventual adelanto electoral no es exclusiva solo del PP. Esa misma percepción, -temor más bien- de un posible adelanto, la manejan los barones socialistas menos cercanos a Pedro Sánchez, como ocurre en las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha o Aragón.

Aunque el presidente del Gobierno sigue manteniendo que se celebrarán en diciembre del año que viene, porque según Sánchez se trata de un mandato constitucional que va a cumplir, en estas autonomías gobernadas socialistas ya trabajan con la idea de que, llegado el caso, el presidente las pueda hacer coincidir con las autonómicas y locales. Es decir, en mayo de 2023. Sánchez buscaría así el apoyo del tirón de los presidentes de las comunidades autónomas y alcaldes socialistas allí donde gobiernan.

En cambio, entre los socialistas contrarios a hacer coincidir elecciones generales, con autonómicas y locales recuerdan cómo en las pasadas elecciones, los votantes diferenciaron muy bien las papeletas que metían en las urnas aun tratándose de candidatos del PSOE, consiguiendo los alcaldes y alcaldesas socialistas de las grandes ciudades unos miles de votos más que el candidato de la Junta, diferencia que aumentó en las generales respecto del candidato socialista.

Temen que esta diferencia pueda ampliarse ahora que parece llegado el cambio de ciclo en las expectativas electorales. Así, estas malas previsiones para el PSOE, según el consenso de los sondeos, están provocando que los considerados casi seguros candidatos a las próximas elecciones autonómicas y locales confiesen en privado que van a llevar el logo del PSOE semi escondido.

Artículos relacionados