EMPRESAS

Duro Felguera, un claro ejemplo de porque las ayudas públicas no funcionan

La em­presa cambia de ges­tión y es­tra­tegia en un mo­vi­miento deses­pe­rado

Duro Felguera
Duro Felguera

Las in­yec­ciones de di­nero pú­blico de 120 mi­llones de euros por parte de la SEPI como parte de las ayudas a em­presas es­tra­té­gicas con pro­blemas por la covid y los con­ti­nuos cam­bios en la di­rec­ción fi­nan­ciera no con­si­guen con­tener el agu­jero sin fondo de Duro Felguera. Este mismo mes, Jordi Olesti ha sido nom­brado nuevo di­rector fi­nan­ciero del grupo in­dus­trial con el fin de lo­grar nuevas vías de fi­nan­cia­ción. Para ello, está en con­ver­sa­ciones con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) sobre un nuevo prés­tamo del que es­pera tener pronto no­ti­cias fa­vo­ra­bles.

Se trata de una línea de avales a operaciones de financiación otorgadas por entidades financieras y gestionadas por el ICO cuyo objetivo es impulsar proyectos y la solvencia de las empresas. Duro Felguera achaca estas nuevas necesidades de dinero al retraso de contrataciones en todo el sector debido al complejo entorno internacional. Un problema, en cualquier caso, que sería temporal y no estructural según la compañía. Aunque su credibilidad anda ya por los suelos.

En este sentido, la compañía se ha visto obligada a plantear a los sindicatos un nuevo ajuste de plantilla para adecuarla a los actuales requerimientos de la actividad. Medida considerada fundamental e imprescindible para garantizar la rentabilidad y la viabilidad del grupo. Situación que ha caído como un jarro de agua fría entre los sindicatos ante las muestras de incapacidad de los responsables del grupo para sacarlo adelante.

La preocupación también ha llegado a los mercados financieros. La cotización de Duro Felguera ha entrado en caída libre en las últimas semanas, solo en septiembre acumula un retroceso del 24 %, que ha hecho saltar por los aires sus niveles de soporte, lo cual puede intensificar la intensidad de la caída a corto plazo.

Artículos relacionados