Los con­cursos de acree­dores au­mentan un 43% como con­se­cuencia del final de la mo­ra­toria

La pandemia hunde la rentabilidad de las empresas vascas

Una de cada cuatro es menos ren­table que antes de 2020, según Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad

Concurso de acreedores.
Concurso de acreedores.

El 27% de las em­presas vascas han per­dido ren­ta­bi­lidad y al­gunas todos los be­ne­fi­cios pre­vios a la pan­demia re­sul­tando poco ren­ta­bles o en el lí­mite del con­curso de acree­do­res, según un es­tudio lle­vado a cabo por Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad. Además, los pro­blemas de sol­vencia eco­nó­mica so­por­tados por el resto de las com­pañías aún be­ne­fi­cios di­bujan un pa­no­rama de­solador y muy preo­cu­pante. La si­tua­ción no es muy di­fe­rente a las del resto de España.

Este informe se ha llevado a cabo analizando la situación que 18.000 empresas del País Vasco tenían a finales de 2019 y la realidad actual. Así es como se ha puesto de manifiesto que una de cada cuatro compañías, del total de estudiadas, ya no tiene ese margen de beneficios con el que sí contaban antes de que se produjese la alerta sanitaria.

Pese a este dato negativo, esto no se traduce en un futuro incierto para esas empresas. Es decir, no está en juego su viabilidad y su permanencia como parte del tejido económico y empresarial de Euskadi. Pero, que la situación no sea dramática tampoco quiere decir que se pueda tomar a la ligera. La pandemia golpeó y mucho a las empresas, aunque ese golpe atañe sobre todo a la parte de la rentabilidad y no tanto a la solvencia de estas firmas.

Algo que no pueden decir algo más de un millar de esas 18.000 empresas analizadas para las cuales el panorama pinta más bien negro. No resultan ni rentables ni tampoco solventes por lo que, salvo un milagro en forma de inyección económica, lo más probable es que con el tiempo estas compañías desaparezcan y echen el cierre.

Insolvencias y concursos de acreedores

En este mismo informe del Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad se pone también sobre la mesa un repunte de los procesos de insolvencia de cara a este ejercicio de 2022 al que todavía le queda algo más de un trimestre para finalizar. Durante el pasado mes de julio, los concursos de acreedores aumentaron de manera significativa en relación a ese mismo periodo de 2021. En total, ese crecimiento fue de un 43%.

Sin embargo, este porcentaje no guarda una relación estrecha con que se haya producido en este tiempo un empeoramiento de la situación, sino que tiene que ver más bien con la finalización de la moratoria concursal.

¿Y en el conjunto del país? Según un informe del Banco de España, si las empresas en España han ido recuperando poco a poco los niveles que había antes de la crisis de la pandemia, a la hora de hablar de la solvencia de las mismas las tornas se cambian.

Unos indicadores que sobre todo se dirigen hacia los sectores que fueron más golpeados por la pandemia como es el caso de la hostelería o el turismo y donde entran en escena los préstamos dudosos concedidos durante los dos últimos años como parte de las políticas públicas desplegadas para paliar la crisis, así como los créditos en vigilancia especial.

Precisamente, desde el Banco de España no ocultan su preocupación en este último punto ya que, durante este tiempo, tras el comienzo de la pandemia, se ha visto cómo se han ido incrementando especialmente en los negocios más afectados por la crisis.

Algo que trae consigo, como advierten desde la institución, un riesgo para la solvencia de estas empresas a medio plazo. Además, ese futuro incierto puede verse agravado por una recuperación económica no tan halagüeña como se esperaba en un primer momento y ahora complicada con las tensiones producidas por la guerra entre Rusia e Ucrania.

Artículos relacionados